Noticia: Los romanos ya comían en nuestras sidrerías

Noticia: Los romanos ya comían en nuestras sidrerías

Los romanos eran asiduos clientes de las sidrerías vascas.

Según un reciente estudio del Departamento de Historia Antigua de la Universidad de Hammersfall realizado en tierras vascas en 2018, los romanos que visitaban estos territorios para comerciar eran clientes asiduos de las sidrerías vascas, principalmente de las de Bizkaia. Esta afirmación viene dada por los numerosos restos encontrados en diversas zonas de nuestra geografía. En algunas lápidas, localizadas en la zona de Amoroto, se han podido descifrar inscripciones que hacen referencia a la existencia de las sidrerías allá por el siglo III A.C.. Destaca una especialmente en la que puede leerse en latín, «triperum sidrerum» cuyo significado se ha interpretado como, «vamos a ponernos moraos a chuletones a una la sidrería».

Lapidas cementerioLápidas localizadas en Amoroto.

También se han localizado restos de kupelas en la zona de Aizarnazabal pero con una notable diferencia con respecto a las actuales. El tamaño de las mismas era cuatro veces mayor y se cree que los romanos en vez de hacer txotx hacían txof, es decir, se bañaban en ellas mientas bebían. Incluso algunos estudiosos creen que se introducían junto a sus caballos.

kupela romanos

Sin embargo, el menú que ofrecía entonces dista mucho del que conocemos actualmente. Según los restos encontrados en la zona de Galdakao, los platos que se servían iban desde el chuletón de ballena franca de unos 800 kg, traído por los arrantzales cada mañana desde el puerto de Bermeonum, hasta el chuletón de mamut de más o menos 300 kg, cazado en los frondosos bosques de las faldas de monte Gobeialum, y  pasando por tortilla de bakalao, pero con huevo de avestruz, ave que abundaba por estas tierras en aquellos tiempos.

chuleton romanos

Pero lo más inquietante de estos descubrimientos es que se cree que, en varias zonas de Astigarraga algunos riachuelos manaban sidra, la cual procedía de inmensos manantiales subterráneos. Al parecer y tras agotarte estos, los lugareños idearon nuevas formas de producir la sidra tal y como la conocemos hoy.

Si te interesa profundizar más en es estudio, aquí puedes verlo completo.

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies